En busca de cualquier cosa que sea metal, varios hombres que se dedican a bucear en el vertedero de Haina desafían a diario las llamas, el humo y las altas temperaturas que se originan en el lugar desde que el pasado martes se inició un incendio que aún no ha podido ser sofocado por los bomberos de la zona.

Desprovistos de cualquier tipo de protección los hombres caminan entre las toneladas de basura amontonada en un extenso terreno en que funciona el botadero sin importarle que desde parte de los trayectos que recorren brotan focos del fuego y humo que cuando sopla el viento los cubre por completo.

Un trozo de villa de construcción, tubería, hojalata, cobre, aluminio o cualquier objeto metálico es el hallazgo más anhelado para quienes escarban entre los desechos para colectar lo que después venden pesado por kilos y cuyos precios varían dependiendo el material.

Uno de ellos es Papito Batista, de 44 años, quien dice tener muchos años en el oficio con el cual lleva el sustento a sus cuatro hijos, aunque no establece a ciencia cierta cuanto obtiene en un día por lo variado que resulta, al igual que para otros de sus compañeros que tienen el buscar objetos en la basura su única fuente de ingresos.

Cuenta que es difícil bucear, incluso en condiciones normales, pero vive del día a día y no puede esperar a que el fuego este controlado para retornar al vertedero, aunque eso signifique poner en peligro su vida.

A pesar de que parezca que no hay una situación más difícil para bucear en un vertedero que durante un incendio, cuenta que cuando hay temporadas de lluvias es peor porque la basura se empapa de agua y se hace pesada para removerla.

Añora conseguir otro empleo, pero lamenta que se le ha dificultado por no tener escolaridad al expresar que para él es mejor y más digno dedicarse a esa actividad que a cometer actos delincuenciales.

Mientras los bomberos trabajan en sofocar el fuego, los buzos persiguen a la retroexcavadora y a un gredar que remueven los desperdicios para ver qué cosas suben a la superficie y atrapar algo que pueda resultar de valor.

El encargado del Cuerpo de Bomberos de Haina, Manuel María informo que el fuego que afecta al vertedero local está controlado en un 50 por ciento y que tardará entre ocho y 10 días en ser sofocado por completo.

Producto de la gran cantidad de humo que genera el siniestro, decenas de personas han debido acudir a centros de salud por complicaciones respiratorias y otras han tenido que ser evacuadas de sus hogares.

Fuente: Diario Libre