Terminan los autobuses gratis en NYC y a muchos usuarios los agarró por sorpresa

La puerta de atrás de los autobuses, que desde marzo pasado, cuando empezó la pandemia del COVID-19, se volvió el sitio de ingreso a los vehículos de servicio público que recorren la Gran Manzana, ya se cerró para subir.

A partir de este lunes 31 de agosto, el servicio dejó de ser gratis. Ahora todos los neoyorquinos que habían tenido un respiro al no tener que pagar el costo del servicio, deberán meterse la mano al bolsillo, usar su MetroCard o soltar los $2.75 del pasaje.

La MTA asegura que perdió casi $160 millones de dólares en todo este tiempo y no puede perder más;$3,900 millones de emergencia necesita la MTA para evitar aumento de tarifas y reducción de servicios, y de la misma forma se estima que unos $10,300 millones sera el déficit de la agencia de transporte público a fines de 2021.

La noticia del pago de pasajes agarró por sorpresa a la ecuatoriana Dorita Matamoros, quien tal y como había venido haciendo desde los últimos meses, al ver que se aproximaba su bus en Queens Boulevard, se ubicó en la puerta trasera del vehículo, pero esta vez no abrió. Al ver a otros usuarios caminar hacia la puerta delantera, hizo lo propio, y siguió como si nada, pero el conductor la detuvo con una voz amable pero directa: “tiene que pagar”.

La madre de familia, quien trabaja en un salón de belleza de Corona para sostener a sus tres niños, se sorprendió y le dijo al chofer de la MTA que no había que pagar, porque “los buses están gratis”. Con rostro de impotencia, y metido tras una especie de cabina de vinilo, el conductor del autobus le informó que a partir de ahora habrá que pagar: “son las reglas”. Acto seguido, la usuaria, al igual que otro par de pasajeros que estaban detrás suyo, no ocultaron su sorpresa.

“A mi nadie me advirtió que ya los buses no iban a ser gratis, y eso me parece el colmo, porque bien dura que está la situación con todo lo de la pandemia, con menos trabajo y encima nos cobran. Dónde está la ayuda que dicen que nos van a dar a los que ya estamos trabajando”, se quejó la trabajadora.

Asimismo, y mientras contaba algunas monedas para reunir los $2.75, a su lado, el mexicano Edgardo Montoya también se sumó a la voz de queja y pidió a la MTA que reconsidere su decisión.

“Ellos por años nos han cobrado miles de dólares por un pésimo servicio, y ahora lo menos que deberían hacer es mostrar un acto de justicia y para el cobro de buses hasta diciembre, por lo menos”, dijo el trabajador de construcción, quien agregó que esta novedad, dejará a su familia sin más de $120 dólares mensuales para comer.

Y aunque tambien se declaró sorprendida por el fin de los pasajes gratis, la colombiana Laura Castillo dijo entener a la MTA.

“A nadie le gusta pagar, eso es verdad. Yo prefiero que en este momento todo fuera gratis, pero también creo que una agencia de transporte no puede subsistir sin ingresos, entonces aunque nos duela nos toca pagar”, dijo la cocinera. “Pero lo que deberían hacer es darle subsidio a los trabajadores esenciales de hospitales y restaurantes y dejarle gratis a las personas pobres”.

Pero la MTA defiende su decisión asegurando que esa agencia ha perdido mucho dinero y no podrá subsistir de no restituir el pago de pasajes.

“Tenemos que empezar a cobrar tarifas de nuevo. La MTA se encuentra en una situación financiera realmente seria. Y ahora es realmente el momento de empezar a cobrar pasajes otra vez (pero) por supuesto, vamos a asegurarnos de que nuestros pasajeros estén seguros y nuestros operadores de autobuses estén seguros, esa es nuestra principal prioridad. Entonces, mientras recolectamos tarifas, también abrimos un poco el autobús para asegurarnos de que haya una capacidad adicional de distancia social”, aseguró Sarah Feinberg, presidenta interina de la NYC Transit.

La funcionaria destacó que para garantizar la protección de todos, se instalaron barreras especiales en los 5,800 autobuses al lado de los conductores, y se ha promovido una mayor distancia (40% más de espacio) entre pasajeros, a quienes se les seguirá exigiendo el uso obligatorio de máscaras.

A pesar de ello, Feinberg advirtió que es conciente de que será imposible garantizar el distanciamiento a plenitud en algunos autobuses.

“Mucha gente viaja en autobús y metro. Así que siempre vamos a tener algunos problemas de hacinamiento, y probablemente nunca podremos obtener los seis pies que nos gustaría, pero creemos que esto ayudará bastante”, agregó la cabeza de la NYC Transit. “Abrir la parte delantera del autobús, le da a la gente la capacidad de separarse un poco mientras, mantiene mucho espacio entre los pasajeros y los operadores de autobuses.

Hemos colocado una barrera entre el operador y los pasajeros para que realmente podamos minimizar el tipo de circulación de aire entre los dos, pero también para dar a los pasajeros más espacio”.

La MTA también aseguró que tiene dispensadores de mascarillas en unos 360 autobuses en los cinco condados.

Datos de los autobuses y la MTA

  • 5,800 autobuses ahora tienen instaladas cabinas de separación entre el conductor y los pasajeros
  • 4,200 autobuses tienen instalaciones duras y el resto en vinilo
  • $2,75 es el costo que deberán pagar los neoyorquinos por cada pasaje
  • $160 millones de dólares perdió la MTA desde Marzo
  • $12 mil millones se necesitan para poder seguir operando bien
  • $3.9 mil millones en asistencia federal de la Ley CARES ha recibido la MTA por la crisis del coronavirus
  • $3.9 mil millones adicionales argumentan que necesitan de emergencia para evitar aumento de tarifas y peajes.
  • $10.3 mil millones es la proyección del déficit acumulado para fines de 2021
  • 7.8% han aumentado los costos operativos de la MTA por reclamos y primas de atención médica por el COVID-19
  • 131 empleados de la MTA han muertos por el COVID-19
  • 10,000 empleados y más de la MTA han reportado haberse enfermado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *