La lista de las 35 ciudades del planeta con más contaminación, que elabora periódicamente el Instituto Blacksmith, con sede en New York.

El último informe de esta institución, de 2013, colocó a Bajos de Haina en el tercer puesto, detrás de la ciudad de Dzerzhinsk, en Rusia, y Chernóbil, la urbe casi fantasma de Ucrania que sufrió en 1986 uno de los desastres ambientales más graves de la historia, por un accidente en la entonces central termonuclear.

El acelerado deterioro ecológico parece dejar maniatada a la población de 159.000 habitantes, donde 33 por ciento de los hogares son pobres, de acuerdo con “El Mapa de la Pobreza en la República Dominicana 2014”.

Las empresas privadas “hacen algunas aportaciones pero son mínimas, como un local de la escuela acondicionado por la refinería de petróleo (la única de esta nación insular caribeña). No se ve el deseo real de que Haina cambie”, valoró la docente, que vive en esta ciudad desde hace 25 años.

El total de industrias de manufacturas, productos químicos y farrmacéuticos, metalurgia, generadoras de electricidad y la refinería, emite al aire anualmente 9,8 toneladas de formaldehído, 1,2 toneladas de plomo, 416 toneladas de amonio y 18,5 toneladas de ácido sulfúrico.