En una entrevista cedida al diario bostoniano The Boston Globe, el expelotero de Grandes Ligas, David Ortiz recordó cómo fueron los tratos médicos en la clínica Abel González, en República Dominicana donde fue operado de emergencia, y luego en el hospital General de Massachusetts, adonde fue trasladado al día siguiente después de recibir un disparo en la terraza del centro de entretenimiento Dial Bar and Lounge el 9 de junio 2019, en Santo Domingo.

Cuando lo llevaron a cirugía, Ortiz dijo que le dijo al personal de la Abel González : “Por favor, no me dejen morir. Tengo cuatro hijos. Quiero estar con ellos ». Ortiz dijo que rogó a los médicos y enfermeras del hospital.

Los médicos le operaron los intestinos y el hígado muy dañados y le extirparon la vesícula. Por la mañana, los Medias Rojas habían acordado transportarlo al Hospital General de Massachusetts, señala el Boston Globe.

Mientras Ortiz recuerda haber hablado con Rodríguez, recuerda poco más sobre el día después del tiroteo, excepto pedirle a su padre, Leo, que lo acompañó en el vuelo a Boston, y que le cubriera los pies cuando se enfriaron.

«Lo siguiente que supe fue que me iban a llevar de nuevo a cirugía» en el Massachusets General, dijo.

El Dr. David King, un reconocido cirujano de trauma, le dijo a Ortiz que necesitaba operar para evaluar el daño y la calidad de la primera cirugía.

«Hicieron un gran trabajo, todo bien», dijo Ortiz citando a King después del equipo quirúrgico dominicano.

Sufrió una infección bacteriana en Boston

Pero su recuperación fue arduamente lenta. Luego, tres semanas después de la segunda cirugía, Ortiz encontró otra crisis que amenazaba su vida: una infección bacteriana aguda que comprometía gravemente su sistema digestivo. Su fiebre subió tanto que tembló de escalofríos, como cuando era niño cuando sufría de hipotermia.

Los médicos y las enfermeras, a pesar de todas sus garantías, no ocultaron la gravedad de su condición.

«Fue muy peligroso», dijo Ortiz. «Llegué al punto en que comencé a perder la esperanza».

Ortiz se volvió más abatido cuando supo que necesitaba urgentemente otra cirugía. Recordaba haber visto miedo en los rostros de sus seres queridos.

«Todos decían, Oh (improperio) », dijo.

En sus días más sombríos después de la cirugía, Ortiz luchó contra la desesperación, incluso mientras dormía. Durante siete semanas, no pudo tragar nada más que trozos de hielo derretido, a excepción de una pequeña taza de gelatina y algo de fruta que vomitó.

Ortiz dibujó su único alimento a través de tubos y líneas intravenosas. Su boca estaba tan reseca que le dolía.

«Tenía pesadillas todo el tiempo acerca de estar en el desierto, buscando agua», dijo. «Me despertaba con la boca seca y sentía que iba a morir».

«Llegué al punto en que comencé a perder la esperanza», dijo Ortiz sobre los días posteriores al tiroteo.

Ortiz se esperanzó cuando el equipo médico le dijo que sobreviviría. Pero comenzó a prepararse para la posibilidad de estar permanentemente debilitado, de que nunca más volvería a ser Big Papi, la personalidad robusta y carismática cuyo espíritu había levantado a los que lo rodeaban.

“Pensé que no iba a ser el mismo”

«Sentí que si no moría, nunca volvería a ser el mismo», dijo. «Pasé por el infierno con eso».

Un día, Ortiz se despertó de una pesadilla y vio a su hermana, Albania, sentada junto a su cama, con la Biblia abierta en su regazo. Tenía tubos en la nariz y el brazo. Había perdido 40 libras.

«Ella estaba discutiendo con Dios, pidiendo ayuda», dijo. “Fue molesto. Me golpeó fuerte ».

Sin embargo, mirando hacia atrás, Ortiz ve ese momento como su punto de inflexión. Le tomaría varios días más volver a comer y beber, y hablar sin luchar con su esposa, Tiffany y su familia.

«Pero después de ese día, todo fue diferente», dijo Ortiz. «Empecé a mejorar».

Comió por primera vez el 22 de julio

El 22 de julio, casi siete semanas después de que le dispararan, retuvo la comida por primera vez: una taza de sopa. La fiebre se había ido. La sonda de alimentación había sido retirada.

Su estancia en el hospital fue larga y agotadora, pero también alentadora. «Me hicieron sentir especial allí», dijo, «pero cuando me di cuenta de que trataban a todos como me trataban a mí, eso me hizo aún más feliz».

Casi un mes después de su tercera cirugía, Ortiz regresó a su casa en las afueras de Boston, comenzando la siguiente fase de su recuperación. Caminar, comer, dormir en su propia cama, pasar tiempo con amigos: todo se sintió renovador.

Los Yankees vinieron a visitarnos: CC Sabathia, Edwin Encarnación, Luis Severino, Gary Sánchez. Los Filis también: Jean Segura, Maikel Franco. Además, los Medias Rojas, pasadas y actuales, si no en persona, entonces por teléfono.