Durante 20 años el sector Paseo de la Gracias de Dios, conocido como Jarro Sucio, y el sector Juan Valdez, habían solicitado que se les construyera un puente para comunicarlos con los sectores El Caliche, con la Circunvalación y con la avenida Duarte.

La situación era difícil pues cuando había una emergencia en el área las ambulancias no tenían cómo entrar y salir, por eso vinimos a responderles.

“Estamos concentrados en solucionar problemas en la ciudad sin perder tiempo en diatribas políticas y marcando la diferencia”, asegura David Collado.